Titulo Bodega Tinto Redreja
UK Icon  Spain Icon

La Bodega - Valtiendas

Nada hay tan importante como los recuerdos. La vida son imágenes que quedan grabadas en nuestra memoria. La felicidad son instantes fugaces que dejan huella, sin que puedas atraparlos, no lo intentas ni siquiera. Saborea ese momento mientras que dure la armonia en tu paladar. Una copa de Tinto Redreja es algo mas que vino, es un instante de plenitud.

En cada copa de Tinto Redreja hay una sinfonía de aromas que son la carta de presentación de nuestros vinos Tintos, Rosado y Blanco. No tengas nunca prisa, no te precipites y después de ver los colores vibrantes del vino, darle tiempo a tu olfato para descubrir el aroma de la tierra, la luz, el aire, la madera, la uva, la historia y la cultura de la meseta castellana.

El paso del tiempo es nuestro aliado. Pasan los días y los meses, pasan los años y con cada segundo que pasa nuestro vino tiene más vida, más sabiduria, más equilibrio y más ganas de ser descorchado. En una sociedad donde todo se mueve a gran rapidez, el arte de elaborar vino es capaz de nadar contracorriente y convertir el silencio y la paciencia en sus aliados. Desgustar un buen vino es un placer que se desgusta con los cinco sentidos, los mismos que aplicamos en Tinto Redreja para elaborar el fruto sagrado de la vides.

El primer paso que hay que dar para elaborar vino es el del tacto. Hay que tocar la tierra acariciarla con la yema de los dedos para saber que terreno es idonéo para plantar las vids. En las suaves laderas de Valtiendas encontramos esa tierra que tanto habiamos buscado y alli pusimos nuestras vides con el convencimiento de que la mezcla de arcilla, arena y guijarros son la mejor base para que las plantas pueden soportar los rigores climatológicos en una zona que se mueve en torno de los 940 metros de altitude, justo al limite que permite elaborar vinos. Trabajar en una tierra asi da una personalidad inconfundible a nuestros vinos.

Los inviernos son realmente duros y eso fortalece las vides. Cuatro generaciones lleva la familia Fernandez cultivando viñas en la zona de la Redreja y cada año que pasa la tierra es más generosa. Una vez elegidos los terrenos idóneos, el viticultor tiene que saber escuchar. Hay que estar cerca de la vides para cuidar de cada planta. En realidad hay que escuchar el lenguaje de la tierra, el agua, la lluvia y la luz, elementos naturales que eligen el silencio para expresarse.

Tierra, agua, luz, paciencia, silencio y los ojos siempre abiertos. Ver el momento adecuado en el que la uva está en su punto ideal de maduración para comenzar la vendimia y llevar el fruto hasta la bodega. La poda en verde hace que la producción en la Redreja se mueva en torno a los 3.500 kilos de uva por hectarea. Con esa producción escasa se logra que la uva tenga en su interior toda la sabia que nace de la tierra y se eleva por las vides.

Logo caecyl
caecyl
Vino Ecológico
twitter icon facebook icon